Todo lo que debes saber para solicitar la autorización de venta de tabaco

Es bien sabido que no hace falta ser propietario de un estanco para vender tabaco. Nada más lejos de la realidad, existen otro tipo de negocios con autorización de venta de tabaco a través de máquinas expendedoras. Si tu negocio es alguno de los del siguiente listado, sigue leyendo: esto te interesa.

  • Quioscos de prensa ubicados en la vía pública.
  • Locales cuya actividad principal es la venta de prensa, con acceso directo a la vía pública.
  • Tiendas de conveniencia ubicadas en estaciones de servicio.
  • Bares, restaurantes y demás establecimientos de restauración cerrados.
  • Hoteles, hostales y establecimientos análogos.
  • Salas de fiesta, de juego o de uso público en general.

¿Reconoces tu negocio en esta lista? Bien, ahora veamos cómo solicitar la autorización, para luego repasar las obligaciones que debes cumplir una vez recibas la licencia.

Cómo solicitar la licencia de venta de tabaco

El proceso es relativamente sencillo y no requiere de excesiva burocracia, presta atención a los siguientes pasos:

  1. Acude a uno de los tres estancos más cercanos a tu punto de venta.
  2. Allí, rellena el Modelo 598, ‘Declaración-liquidación de la tasa por solicitud para la venta de tabaco con recargo’ que te facilitarán en el estanco.
  3. Liquida la tasa (230€, aproximadamente) y envía un ejemplar del modelo al Organismo Autónomo Comisionado para el Mercado de Tabacos. Ten en cuenta que si tienes varios establecimientos en los que quieres instalar una máquina expendedora de tabaco, puedes enviar la solicitud una sola vez para todos ellos. No obstante, ten en cuenta que deberás pagar una tasa por cada punto de venta.
  4. Espera a que te otorguen la autorización. Hasta que no la obtengas no podrás iniciar la venta.

Ten en cuenta que la autorización es para una máquina expendedora concreta, un emplazamiento de venta concreto y un estanco de suministro concreto. Si algo de esto cambia, deberá solicitarse autorización al Comisionado.

Obligaciones del vendedor de tabaco

Una vez obtienes tu licencia, no olvides que hay unas normas estrictas que debes cumplir para no incurrir en una ilegalidad. Veámoslas a continuación:

  • La máquina debe ubicarse en el interior del local, con vigilancia directa por parte del titular o de los trabajadores.
  • La autorización de venta debe estar visible en un lateral de la máquina.
  • En el frontal de la máquina debe exponerse una advertencia sanitaria sobre los perjuicios para la salud derivados del uso del tabaco.
  • No se pueden vender en la máquina productos distintos del tabaco.
  • Se debe disponer de las llaves de apertura de la máquina en caso de inspección.
  • Se deben pagar al estanco asignado las labores adquiridas por la venta de tabaco.
  • Custodiar las facturas o vendís emitidos por el estanco asignado durante un año, si la gestión es directa. Si la gestión es delegada, se debió haber indicado en la solicitud de autorización.
  • El tabaco debe estar almacenado únicamente en el interior de la máquina.

¿Qué beneficios obtendría?

Una vez adquirida la autorización y cumplidas las obligaciones, es hora de que ganes dinero y recuperes la inversión.

A la hora de repartir los beneficios de la venta de tabaco, la parte del precio equivalente al coste de la cajetilla en tu estanco asignado va a parar a ese mismo estanco. De esta manera, el único beneficio del propietario de la maquina expendedora es un recargo sobre ese precio de venta en el estanco.

Este recargo sobre el precio de venta al público de las labores de cigarrillos es de 0,12€ si el coste de la cajetilla en el estanco es inferior a 1,20€; y de 0,15€ si es igual o superior a dicho coste. Si en tu máquina vendes tabaco distinto de cigarrillos (amparado por la categoría de resto de labores del tabaco), el recargo es del 15% del precio de venta en estanco.

Sanciones por incumplimiento de la normativa

Pero no te confíes: puede que el día menos esperado entre un inspector por tu puerta. Cumple bien la normativa y no pasará nada pero, por si acaso, presta atención a las posibles multas que pueden ponerte.

Existen muchas sanciones que puedes recibir por parte de la Administración por incumplimiento de la ley y de la normativa, pero vamos a repasar las más comunes:

  • Venta de tabaco sin autorización: 3.005,06€ de sanción.
  • Suministro de labores del tabaco no asignadas: de 600 a 3.005,06€.
  • Venta de tabaco a precios distintos de los asignados: de 600 a 3.005,06€.
  • No disponer de las llaves de apertura de la máquina, de las facturas o vendís de adquisición del tabaco durante una inspección: 601,01€.
  • No utilización del mando de control de acceso a menores: 601,01€.

Sin nada más que añadir, esperamos que este post te haya ayudado en la decisión de instalar una maquina expendedora de tabaco en tu establecimiento, o a menos a empezar a planteártelo. Sin duda es una buena manera de ganar un poco de dinero extra, además de la posibilidad de atraer clientes a tu establecimiento que, aunque en principio solo quisieran comprar tabaco, se terminen quedando.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos



Llámanos al 913 56 63 88