¿Puede subir a 10 euros la cajetilla de tabaco?

El ministerio de Sanidad quiere subir el precio del tabaco. La idea es seguir los pasos del modelo puesto en marcha por Francia. ¿En qué consiste este modelo? En aumentar progresivamente el coste hasta alcanzar los 10 euros por cajetilla y hacer pagar el humo del tabaco a precio de oro. Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha comentado que es bastante probable que el coste de la cajetilla aumente hasta un 10% en las próximas fechas. El objetivo es “dar un paso decidido” para luchar frente al aumento del tabaquismo. Se prevé que con esta medida el número de fumadores descienda casi un 4%, la cual puede llegar hasta un 10% en los más jóvenes.

¿Ha tenido efecto la ley antitabaco publicada en 2005?

Claramente no, y ese es uno de los principales motivos de esta medida. Según la última encuesta elaborada por el Ministerio de Sanidad, el porcentaje actual de la población que consume tabaco de manera diaria en la actualidad es del 34% frente al 32,8 cuando entró en vigor la Ley Antitabaco de 2005, que posteriormente fue reformada en el año 2010. Por tanto, se puede afirmar la prevalencia del tabaquismo pese a las restricciones.

El movimiento en contra del tabaquismo y el aumento del precio de la cajetilla

Numerosas organizaciones tales como el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), Nofumadores.org, Fundación Más que Ideas, la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) además de 60 sociedades científicas y varias asociaciones de pacientes han sido las principales culpables del impulso de este tipo de medidas. En Noviembre de hace dos años presentaron ante el Parlamento Europeo la Declaración de Madrid del 2018. En esta se exigía un incremento considerable del precio de las cajetillas así como de cualquier producto que contenga nicotina. De esta forma, estas pretenden combatir el tabaquismo de la forma más eficaz posible, principalmente entre jóvenes y reducir de manera drástica la primera causa de muerte evitable en España, ya que 52.000 personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el tabaco, 3000 de ellas fumadores pasivos.

Este colectivo exige asimismo el cumplimiento de la ley de 2010, cuestión dependiente de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos,  al constatarse que ha habido una clara relajación en el seguimiento y aplicación de esta normativa, y que se sigan impulsando medidas como realizar campañas de concienciación y ampliar los espacios sin humo.

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos



Llámanos al 913 56 63 88