La donación de un estanco paso a paso

La donación de un estanco es una de las opciones más habituales cuando se trata de un negocio familiar que se quiere transmitir de padres a hijos. Con este tipo de operaciones se debe tener especial cuidado, sobre todo, con las obligaciones fiscales que puedan generar o con el estado de las cuentas del negocio que se va a donar.

Si estás valorando la posibilidad de realizar la donación de un estanco pero, aún no lo ves del todo claro, te vamos a exponer una serie de motivos por los que sería una de las mejores opciones, tanto para ti como para la persona beneficiaria.

¿Qué motivos te pueden llevar a realizar la donación de un estanco?

Por lo general, una persona que se plantea donar su estanco, suele ser alguien que ya ha llegado al final de su vida laboral y quiere que el negocio continúe en buenas manos. Asimismo, cabe destacar que esta intención de “dejar el negocio en buenas manos” siempre pasa por dejárselo a un familiar directo para que no se pierda la esencia.

Dicho esto, hay tres motivos principales por los que una persona puede decidir donar tu estanco:

  • Incapacidad
  • Nuevos proyectos
  • Jubilación

Cuando hablamos de incapacidad, nos referimos a una situación que va a impedir que se pueda gestionar el estanco como se venía haciendo habitualmente, por ejemplo: cuestiones de salud. También y, como hemos mencionado con anterioridad, quieras afrontar la jubilación asegurando el futuro de tu familia con la donación de un negocio estable y rentable.

Asimismo, es muy posible que te quieras embarcar en un nuevo proyecto y una de tus opciones sea  donar tu negocio, así como si vas a afrontar tu jubilación. Obviamente, el proceso de donación no te va a reportar un beneficio, pero es posible que te genere gastos u obligaciones fiscales que analizaremos más adelante.

¿Qué debes tener en cuenta?

Antes de comenzar cualquier trámite, es importante saber que el Comisionado para el Mercado de Tabacos no autorizará en principio la transmisión de la expendeduría si tiene conocimiento de deudas pendientes sujetas a embargos administrativos o/y judiciales. Más allá de eso, tanto es traspaso como la donación de una administración de loterías es libre y a la hora de hacerlo sólo le pedirán rellenar  una serie de documentos.

También debes tener en cuenta la antigüedad de la licencia. Si tu concesión administrativa es anterior al año 2005 no existe ningún impedimento, presentando la documentación adecuada puede hacerlo sin problemas. Si has adquirido tu concesión después año 2005 tendrás que consultar los años de vigencia que te quedan para poder realizar el nuevo traspaso.

Sabiendo esto, lo siguiente que se debe hacer es elegir el familiar al que se va a donar el negocio y presentar la documentación necesaria para realizar el cambio de titularidad. Asimismo, se recomienda hacerlo mediante escritura pública en lugar de documento privado. La principal razón es que si se hace a través de escritura pública el donante se puede aprovechar de las diferentes ventajas fiscales.

¿A quién se suele donar un estanco?

Este proceso se suele dar entre padres que donan el negocio a sus hijos o entre otros familiares. En cambio, cuando se cede/traspasa una Administración de Loterías, el cedente viene obligado a incluir en su declaración de la renta (IRPF) el incremento patrimonial producido, consistente este en restar del valor de venta el valor de compra,  al resultado se le aplica el tipo que rija para la base imponible del ahorro que es, de momento hasta el 2014, el 21% para los primeros 6.000 euros, el 25% para los siguientes 18.000 y el 27% para el resto de la ganancia patrimonial que supere los 24.000 euros. Esta es la regla general a fecha de hoy ante cesiones/transmisiones a terceros no familiares.

Cuidado: una donación puede generar incremento patrimonial

Sí ya que, al no haber venta, el valor de la transmisión que se utiliza para estimar el cálculo del incremento patrimonial es el que establece el impuesto de donaciones, menos los gastos asumidos por el donante de la administración. De este modo, el valor de adquisición se va a calcular de la misma manera que en el ejemplo indicado anteriormente. La diferencia que es la ganancia obtenida se somete a los tipos aplicables en la Tabla de la Base imponible del ahorro. En este caso se aplica un 19% para cantidades hasta 6.000 euros, el 21% para un tramo entre 6.000 y 50.000, y el 23% para aquellas ganancias que superen los 50.000 euros.

¿Me puedo acoger a beneficios fiscales en caso de donación?

Desde luego, siempre y cuando, el donante tenga 65 años o más o esté en situación de incapacidad en grado de absoluta o gran invalidez, deje de ejercer su labor y de obtener remuneraciones por la administración, que el año anterior al menos el 50% de sus ingresos en el IRPF provengan de la actividad. Por otro lado, es de obligado cumplimiento que el hijo, familiar, cónyuge, ascendentes o colaterales hasta tercer grado, ya sea por consanguinidad o afinidad, mantengan el negocio durante 10 años.

Llámanos al 913 56 63 88